niños creando un vinculo con la mascota
Animales

Cómo crear un vínculo emocional con tu mascota

Estar a cargo de un ser vivo significa un gran compromiso por cumplir. En el caso de las mascotas esta responsabilidad no disminuye en absoluto. Crear un vínculo emocional con nuestro animal de compañía es un proceso más complejo del que podemos creer.

Compartir un vínculo consolidado y positivo significa establecer una relación de unión, amistad y confianza. En la cual el entendimiento, la comunicación y el respeto sean las características principales que defina el nexo emocional entre dos individuos. Es decir, las partes implicadas deben considerar las voluntades y necesidades el uno del otro. Solo de esta forma se logrará crear una relación saludable.

Pero, ¿qué ocurre cuando deseamos crear esta unión especial con nuestra mascota? Claramente, un animal no tiene el mismo discernimiento para comprender muchos aspectos a diferencia de una persona. Por ese motivo, el trabajo debemos realizarlo nosotros como dueños. Para empezar, es importante estar consciente que nuestra mascota tiene al igual que nosotros, sus propias necesidades, gustos y puntos flacos o fuertes. Si nuestro objetivo es sentar las bases sólidas de confianza, debemos esforzarnos en conocerlos.

Cómo crear un vínculo emocional con tu mascota
warrengoldswain/123RF

Un animal puede establecer un vínculo emocional o físico con nosotros tan fuerte como el que se crea con un familiar. Definitivamente, la parte emocional es mucho más compleja de satisfacer. Ya que este aspecto determinará si existe un respeto y confianza mútua entre nosotros y el animal, o simplemente somos la persona que le da de comer y recoge sus desperdicios.

Según el sitio web guiademascotas.es el caso de los perros es particular ya que son animales totalmente sociales. Buscan establecer continuamente relaciones y vínculos. Sin importar su edad, vivencias o raza al ingresar a un nuevo territorio desean encontrar cariño y una familia. Se debe tener en cuenta que convivir en un mismo lugar y salir juntos a pasear no es suficiente para fortalecer a gran escala una relación.

Si nuestro objetivo es lograr un estímulo ante una llamada en situación de riesgo o la comprensión de ciertas normas de la casa, debemos realizar las siguientes actividades.:

Crear rutinas: El paso más importante es tomar un lápiz y papel, de esta forma se establecerán obligaciones y derechos para la vida del animal. A ellos les gusta saber que va a pasar en cada momento de su día, por lo tanto asigna horarios para sus diferentes actividades. Así se logrará organizar una rutina y la comunicación mejorará.

Se puede iniciar creando un horario en donde se especifique la hora de alimento e hidratación, las necesidades fisiológicas, la limpieza, el juego y ejercicio. Asimismo, designa un día a la semana en donde pueda realizar vida social y visitar lugares especiales. Esto permitirá satisfacer cada una de las necesidades y cumplir algún deseo que fortalecerá el vínculo.

Momento lúdicos: El juego es una de las necesidades básicas de los animales. De esta manera liberan toda la energía y carga que pueden adquirir durante los días. Además, es una actividad que le permitirá desarrollarse física y emocionalmente. Esto se debe a que la actividad física le permite conocer su entorno y entender el funcionamiento de las cosas.

Cuando nuestra mascota juega con nosotros logran comprender términos como la cooperación y el respeto por los demás, ya que toda actividad lúdica implica reglas y normas.

Convertirse en un guía: Es necesario enseñarle al perro que el amo tiene la razón. Por este motivo, se debe transmitir confianza y seguridad en todo tipo de situaciones desconocidas para el animal. Por ejemplo, una opción es premiar su obediencia. Esta es la forma más básica de adiestramiento que facilitará la comunicación entre el dueño y el animal.

Cubrir necesidades básicas: Este punto es imprescindible. De nada sirve realizar todo tipo de actividades si no nos convertimos en el proveedor principal de recursos necesarios para nuestra mascota. Es decir, el amo es quien debe proveer ejercicio físico, estímulo mental, atención social, alimentación y salud. Siempre dejando claro que estas atenciones son una recompensa a cambio de un buen comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.