Un buen servicio de telefonía e Internet
Tecnología

Recursos que no pueden faltar en tu empresa

Cualquier negocio que busque prosperar y mantenerse a flote, necesita contar con una serie de recursos imprescindibles. De ello depende en buena medida su éxito.

Cuando se pone en marcha un proyecto empresarial, es evidente que su objetivo es ir creciendo, al menos hasta un punto, y después consolidarse para durar el mayor tiempo posible. Nadie piensa que en poco tiempo, la empresa habrá agotado su vida útil y habrá que cerrarla, al menos no es la idea de la mayor parte de quienes emprenden un negocio.

Para que todo esto funcione como se espera, hay una serie de recursos con los que se debe contar, especialmente relacionados con la tecnología.

Un buen servicio de telefonía e Internet

Una empresa necesita comunicarse, por lo que no tener número de teléfono o correo electrónico es imposible. Prestar atención a los clientes, llamar a proveedores o tener contacto con los empleados en caso de que los haya, requiere contar con un servicio de telefonía y comunicaciones que sea versátil. También que atienda cualquier inconveniente que pudiera surgir en el menor tiempo posible.

Como norma general, se tiende a buscar el contrato más económico cuando se busca compañía telefónica, aunque además del precio, deben tenerse en cuenta otras cosas, como la calidad del servicio y la atención al cliente. Incluso que no sea demasiado complicado dar por terminado un contrato, bien sea porque nos cambiamos de compañía o porque alguna línea ya no es necesaria. No suele haber muchas complicaciones, por lo que darse de baja en Orange de forma sencilla es posible. Lo que debes tener en cuenta sobre todo es que no haya compromiso de permanencia, si no quieres tener que pagar una penalización.

La contabilidad, bajo control

Una empresa necesita tener bien vigilados sus ingresos y gastos para saber que el proyecto es viable. La contabilidad es uno de los aspectos críticos de la gestión de un negocio, y no se puede hacer de cualquier manera o dejarlo al azar. Aunque muchas veces no es posible dedicarle todo el tiempo que se necesita.

Recursos que no pueden faltar en tu empresa

Aquí es donde entran en juego los programas de contabilidad, que automatizan las tareas y simplifican mucho los procesos. Con un par de clics se puede acceder a las cuentas, identificar dónde se consiguen mayores ingresos, qué gastos son los principales y saber dónde se pueden recortar para mantener la rentabilidad. También es muy útil cuando hay que presentar informes financieros o para hacer la declaración de la Renta sin volverse loco.

Una página web

Puede parecer obvio, pero aún hay empresas que piensan que no les hace falta tener una web. Algunas creen que sólo es necesario cuando se vende en línea algún producto, y que si se ofrecen servicios, se puede prescindir de ello.

Puede que la empresa funcione sin tener una página en Internet, pero se pierde la posibilidad de ampliar la lista de clientes, ya que todo el mundo busca en la red, información sobre las empresas con las que va a tratar. Por eso, es imprescindible tener una página web atractiva y dinámica.

Este es otro detalle importante, el diseño páginas web no puede dejarse en manos de cualquiera, ya que se necesita contar con un profesional que pueda adaptar el sitio a la personalidad del negocio. También que tenga en cuenta los parámetros de los buscadores, que desarrolle una página que tarde poco tiempo en cargar y sea fácil de usar.

Una buena seguridad

La seguridad es imprescindible para un negocio, tanto de forma física como en el mundo virtual. Para lo primero hay muchas opciones, dependiendo de la naturaleza de la empresa, sus instalaciones, etcétera. Para protegerse en el plano digital, lo primero será elegir un buen antivirus, que detecte los ataques y pueda bloquear el acceso a quien intenta entrar sin permiso. Un ordenador infectado por un virus informático, pone en peligro todo el proyecto empresarial, ya que hoy día se manejan datos sensibles, tanto de la empresa como de los clientes. No prestar atención a ello puede tener resultados devastadores.

Estos cuatro recursos son fundamentales tanto si estás pensando en emprender un negocio, como si ya lo tienes y quieres consolidarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.