Preguntas y respuestas sobre el poder notarial
Interesante

Preguntas y respuestas sobre el poder notarial

Es más habitual de lo que pudiera creerse en un principio la cesión de facultades de representación para hacer acto de presencia y de acción ante actos materiales o jurídicos. Cuando la persona perjudicada o beneficiada no puede asistir a una citación, puede recurrir al poder notarial para designar a otra persona a ocupar su lugar.

Una de las actividades de un notario es la de redactar y autorizar documentos que garanticen la identidad de las personas que otorgan el llamado poder notarial, así como que la voluntad de estas personas se ajusta a la ley. El poder notarial no es otra cosa que el documento público que permite a poderdante (persona física o jurídica) designar a otra como su representante para que actúe en su nombre en los actos jurídicos que lo precisen.

Cuánto cuesta un poder notarial

Saber cuanto cuesta un poder notarial es la primera pregunta que la mayoría de los que requieren esta acción quieren responder. Y es que no son pocas las ocasiones en las que no se puede hacer acto de presencia ante cualquier supuesto trámite, necesitando en estos casos que otra persona, de confianza y en disposición, vaya en el lugar del afectado.

Esta persona será la encargada de realizar las gestiones como si fuera la responsable directa. Puede que el impedimento sea por cuestiones laborales, de viaje, enfermedad… Saber cuánto cuesta esta concesión de poderes, que se debe llevar a cabo en alguna de las 3.000 notarías que hay en España, facilitará la toma de esta decisión para llevarla a cabo y estar preparado ante cualquier circunstancia.

Un poder notarial no tiene, en absoluto, un precio elevado, aunque la tasa definitiva dependerá de la notaría donde se lleve a cabo el proceso y el tipo de poder que se pida, ya que no todos son iguales. Como norma general, con acudir a la notaría con el DNI en vigor y con una cantidad que puede oscilar entre los 25 y los 50 euros será suficiente para comenzar a certificar el poder. Un poder que puede ser revocado o anulado en cualquier momento.

Tipos de poderes notariales

Como se ha indicado en el párrafo anterior, en dependencia del tipo así será el precio. El poder notarial se divide en dos grandes bloques, los poderes generales y los poderes especiales que se pasan a explicar con más profundidad a continuación.

Los poderes generales

En este tipo será el poderdante quien otorga las facultades para actuar en todos o en algunos de los ámbitos necesarios al representante. La cesión se llevará a cabo con carácter general, los cuales se deberán reflejar o quedar especificados en el poder.

Tipos de poderes notariales

Los poderes cedidos más habituales son:

1. El poder general propiamente dicho

Mediante esta cesión se concede al apoderado o representante plenas facultades para actuar. Esto incluye la disposición de todo el patrimonio de la persona, incluso la hipoteca de los inmuebles o su compraventa.

2. El poder para ser representado en pleitos

Se acude a este modelo de poder cuando se quiere facultar a un abogado o a un procurador para que se persone en su nombre ante un pleito.

3. El poder para administrar los bienes

En este último caso, se da consentimiento a un apoderado para que este gestione, según su criterio, el patrimonio de la persona representada. Normalmente, en el poder para administrar los bienes quedan excluidos todos los actos de disposición, como son los de la hipoteca o la compraventa de un inmueble.

Los Poderes especiales

Este poder notarial se otorga en menos casos, ya que se trata de facultar al apoderado para un tipo de acto jurídico muy concreto sobre el que va a recaer la acción, como puede ser la compraventa de un bien (inmueble o de otro tipo), la aceptación de una herencia, una transferencia, cualquier tipo de cobro e incluso contraer matrimonio.

Otras cuestiones sobre el poder notarial

Hay que entender que hay tantos tipos de poderes notariales como negocios o actos jurídicos existen o admiten esta figura de representación. El caso más común donde este poder no tiene valor es cuando se hace un testamento, aunque también hay excepciones para esta regla (dependiendo de alguna legislación foral).

Hay que explicar claramente al notario cuál es el objetivo del poder notarial que se le pide para que este lleve a cabo la redacción y el tratamiento especializado que requiera y se ajuste, además, a la ley.

El reconocimiento de ámbito internacional de un poder notarial español queda supeditado al acompañamiento de un requisito administrativo denominado legalización o apostilla. Es decir, necesita un complemento en forma de anotación sobre el documento público notarial que certifique que los documentos presentados son auténticos.

En cualquier caso, un poder notarial no es eterno. La misma persona que lo ha otorgado, puede revocarlo o anularlo en cualquier momento. El precio de este poder, como se ha indicado, dependerá del tipo. De este modo, para los poderes generales su precio suele oscilar los 25 euros y los poderes especiales sobre los 50 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.