Antiparasitarios para perros
Animales

Protege a tu mascota frente a los parásitos más frecuentes

Las mascotas que tenemos en casa como un miembro de la familia más no están exentas del riesgo de contraer algún parásito, la causa más común de enfermedades y problemas de salud. La pulga, la garrapata, los áscaris y anquilostomas o el gusano del corazón son algunos de esos insectos tan dañinos y peligrosos.

Existen un buen número de elementos y acciones para evitar que nuestros queridos animales se vean infectados. El antiparasitario más común es la pipeta para perros, puesto que son muy fáciles de usar y altamente eficaces. Estas pipetas, aunque se aplican en una parte pequeña de la piel del animal, no tarda en distribuirse por toda la superficie de la mascota. Sin embargo, este no es el único producto utilizado para desparasitarlos, el mercado ofrece un amplio número de ellos, aunque, para usarlos con garantías de éxito, lo más aconsejable es consultar previamente al veterinario.

Productos para evitar los parásitos

Como cabe suponer, la mejor manera de que los perros, y también los gatos, no se vean afectados por una invasión biológica dañina es previniendo. Como se ha comentado, las pipetas son los mejores antiparasitarios para perros que ofrece el mercado, los más duraderos y eficaces. No obstante, solo se obtendrá el éxito deseado si se utiliza de acuerdo con el fabricante que, como norma general, será aplicándolo en uno o dos puntos a lo largo de la columna vertebral del animal y cada 4 o 6 semanas.

Los sprais, pastillas y champús también tienen su efectividad, aunque deben ser utilizados según el grado de contaminación que posea el animal. Para los cachorros y perros de tamaño pequeño, lo recomendable es utilizar el spray cada cuatro semanas, pulverizado todo el cuerpo y que este entre en contacto directo con la piel.

Cuando se sufre de una invasión de gusanos internos y, en menor medida, de garrapatas y pulgas, se recurre a las pastillas antiparasitarias, las cuales tienen, de media, una protección de hasta doce semanas. Las pastillas no están consideradas como un método de prevención habitual, es decir, solo son útiles para eliminarás una vez que se han instalado en el organismo o en la superficie del animal si son específicas para cumplir esta función.

Por su parte, los champús solo están capacitados para casos muy concretos de protección. Servirán para eliminar los parásitos que ya se tengan instalados, pero su protección no es muy duradera, solo unos pocos días. Los collares, sin embargo, tienen prácticamente la misma capacidad desparasitaria que las pipetas, sus componentes activos se extienden por todo el cuerpo, ofreciendo una protección de hasta 8 meses de duración.

Síntomas de que un perro tiene parásitos

La observación y el análisis del comportamiento del animal nos darán las pruebas de que nuestra querida mascota sufre de parásitos.

Los principales síntomas cuando el ataque es interno vienen en forma de diarreas, vómitos, y posible hinchazón del abdomen. La gravedad de estos síntomas será determinada por factores como la edad, el tipo de parásito, la carga de estos… También podrán sufrir de cierto grado de anemia, sobre todo si no se han desarrollado completamente o son animales pequeños. Otro parásito interno, pero que actúa de forma diferente, es la filaria o gusano del corazón. En este caso, el perro sufrirá de tos, coagulación de la sangre y no soportará llevar a cabo ejercicio alguno.

Los síntomas de los parásitos externos suelen ser más fáciles de detectar. En el caso de las pulgas, el perro se estará rascando o mordiéndose la piel constantemente. Si son garrapatas, el animal puede llegar a sufrir fiebre, cojera, dolor en las articulaciones, anemia e incluso parálisis. Los mosquitos también pueden atacar a nuestros perros provocando Leishmaniosis o la mencionada filaria, habrá que observar posibles lesiones en la piel o en los ojos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.