cuidados de la planta Zamioculca
Interesante

Características y cuidados de la planta Zamioculca

Su nombre científico es Zamioculcas zamiifolia¸ pero popularmente se le conoce como planta Zamioculca. Posee un follaje perenne y es altamente resistente y de poca exigencia, por lo cual es ideal para mantener como decoración dentro del hogar.

La Zamioculca es una planta originaria de África que ha ganado popularidad gracias a sus hojas brillantes de color verde, la poca exigencia de una rutina de cuidado y su gran resistencia, razón por la cual suelen ser utilizadas en la decoración de interiores.

Características de la Zamioculca

Esta es una planta especial para las personas que tienen escasos conocimientos de botánica o las que desean un toque natural en casa sin tener que preocuparse por dar cuidados muy complejos a la planta.

Su hábitat natural se localiza en África meridional (Kenia, Tanzania, Sudáfrica). En estos espacios y bajo las condiciones adecuadas, la planta alcanza hasta un metro de altitud.

La característica principal, es que posee hojas perennes, en color verde brillante y de textura muy suave. Esto la convierte en la especie predilecta de aquellos que no tienen demasiado tiempo para dedicarlo a cuidar plantas.

Esta especie en particular es una de esas que puede soportar “horrores” de cultivo, resistiendo fácilmente a condiciones inadecuadas de reproducción.

Su floración se produce en mitad del verano, pero sus flores no producen un interés ornamental o estético y realmente es muy difícil que florezca encontrándose en el interior de una vivienda.

Es una planta que requiere de polinización para su reproducción. No es auto-fértil.

Zamioculca

Cuidado correcto de una Zamioculca

Lo primero a tomar en consideración sobre esta especie vegetal es que no soporta la sombra, el frío y tampoco la exposición prolongada a los rayos del sol.

Aunque sea una de las especies más resistentes en el surtido de plantas ornamentales, eso no indica que deje de necesitar que se garanticen algunas condiciones básicas para mantener su buena salud y la belleza de sus hojas.

La temperatura mínima a la que se debe exponer la planta es de 15 grados centígrados. Para emular el entorno natural al cual pertenece, la planta no debe exponerse de manera directa a los rayos del sol. Acepta desarrollarse bien en espacios muy iluminados, pero sin incidencia directa del sol. Lo mismo con la sombra, puede estar en espacios donde exista sombra durante algunas horas al día, pero no de manera permanente.

Con respecto al riego, la cantidad de agua que debe recibir depende del nivel de exposición a la luz. Es decir, cuando la planta se encuentra ubicada en una zona luminosa, es necesario hacer un riego generoso, sobre todo durante el verano y la primavera.

Caso contrario, si la planta permanece en espacios con sombra, entonces deberán distanciarse los riegos. La medida es regarla poco, evitando que se generen charcos. Se abona mensualmente durante primavera.

Requiere de un suelo suave, bien drenado y si la tierra contiene humus, será un tanto mejor. Solo es necesario cambiarla de recipiente cada dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.