No puede faltar una crepera en tu cocina
Interesante

¿Amas los crepes? No puede faltar una crepera en tu cocina

Ideales para meriendas o cenas con familiares y amigos, los crepes dulces y salados han estado presentes desde hace siglos en el mundo por su versatilidad y fácil preparación. Para los amantes de este plato, tener una crepera es un sueño hecho realidad. Las hay de diversos tipos, todo dependerá de las necesidades y presupuestos.

Una preparación que se popularizó en todo el mundo desde hace siglos por ser deliciosas y de sencillas de preparar son los crepes. Su origen se remonta al siglo 13 en la región de Bretaña, en Francia, en donde se instauró y se volvió un elemento cultural el uso del sarraceno procedente de Asia.

Se han creado variantes de crepes en distintos lugares del mundo, pero que al fin y al cabo corresponden a una preparación similar. En el norte de España se conocen como frisuelos o filloa, en Estados Unidos se les denomina pancakes (panquecas en países latinos), en Europa del Este se les llaman blinds y en Italia “La Piadina”.

Creperas a gas y eléctricas

Los ingredientes más comunes de la mezcla o masa para preparar los crepes son harina de trigo, huevos, leche, sal, aceite (o mantequilla)  y, dependiendo si es para una preparación dulce, azúcar.

Las más populares en Francia son las crepes au sucre que son las más sencillas o clásicas, se sirven sólo con azúcar espolvoreada y zumo de limón; las crepes suzette, especiales por su masa que es elaborada con zumo de mandarina, cáscara de limón rallada y licor de naranja flameado; las crepes bretonnes que se sirven con crema de harina de alforfón y ron; las crepes fourrées, que son enrolladas y rellenas de crema pastelera y frutos secos y las aux marrons rellenas con crema de castañas.

Creperas a gas y eléctricas, ¿cuál elegir?

En cuanto a los utensilios, el más esencial para preparar crepes es una sartén lo más plana posible, así como la espátula. Sin embargo, hoy en día se ha popularizado por sus ventajas el uso de las creperas, las cuales han sido creadas para facilitar su preparación.

Las creperas son ideales para los amantes de los crepes o para quienes los preparan en altas cantidades en un restaurante o cafetería, por ejemplo. Su tamaño no es muy grande así que es fácil de guardar y además son fáciles de limpiar.

Hay variedad de modelos, precios y tamaños, así que siempre habrá una para cada necesidad y presupuesto. De acuerdo al suministro de energía pueden ser eléctricas o a gas.

Las de gas son una buena opción, ya que significa un ahorro económico en lo que respecta a la factura de electricidad. Tiene la ventaja de que se puede usar en cualquier lugar, siempre revisando la normativa vigente de cada área, incluso se puede llevar de camping.

Una alternativa puede ser la maquina de hacer crepes Krampouz de gas. Es de gama alta y muy valorada en el sector de restauración por ser potente, fiable y sólida. Tiene una alta precisión de cocción al contar con seis ramales de quemador, posee un sistema de aislamiento del quemador (escudo térmico) y placa de hierro fundido de la brida.

Entre otras características, las creperas a gas de alta gama además presentan un fundido esmaltado que no requiere adecuación en el primer uso, tal como sí ocurre con las torneadas que deben pasar por un proceso de curado inicial. Es inoxidable, control de válvula de seguridad, es decir, la llegada de gas se desconecta automáticamente en caso de que la llama se extinga.

En lo que respecta a la crepera eléctrica, se trata de un artilugio muy cómodo y simple. Entre sus ventajas está la de que no es necesario que alcancen una temperatura tan elevada, que caliente el ambiente de trabajo. Por lo general se requiere un voltaje entre 230 y 400 W y amperaje entre 10 y 20 amperios.

Se pueden usar tanto en interior como en exterior. No hay que estar pendiente de si hay suficiente gas o no, ni tampoco necesita mantenimiento interno.

Un modelo altamente recomendado es la crepera profesional eléctrica Krampous, ya que es la solución para preparar crepes y panqueques de manera rápida al contar con una resistencia en forma de serpentina que está distribuida por toda la superficie de manera uniforme.

Su estructura es de acero inoxidable y tiene un termostato ajustable hasta los 300 grados. Sin duda, excelente opción para preparar crepes dulces y salados realmente deliciosas.

No hay límites para crear deliciosas recetas

Contar con una crepera es un punto de partida para crear las mejores recetas de crepes, no hay límites. Y es que la variedad de alternativas que parten de unos deliciosos crepes son infinitas, los salados son ideales para una cena entre amigos o familiares, mientras que aquellos más dulces son adecuados para una rica merienda.

Los crepes se pueden presentar abiertos, enrollados o de otras formas como en bolsitas. Una receta muy popular en cuanto a las abiertas es la de crepes de revueltos, que no son más que los tradicionales crepes con huevo revuelto encima y queso rallado derretido.

Una versión enrollada son los crepes de lomo y queso, ideales para una cena rápida, ligera y a la vez deliciosa.

Las bolsitas de crepes se suelen presentar como aperitivos, son muy ricos y se salen de lo común. Se preparan los crepes normalmente, luego se les coloca el relleno de preferencia, puede ser queso y jamón, y luego con palillos se cierran en forma de bolsita, para colocar en el horno para que el relleno se funda. Se puede preparar con antelación y el paso del horno dejarlo para cuando ya se va a servir.

En cuanto a las preparaciones dulces, predilectas de muchos, las posibilidades también son prácticamente infinitas, ya que se pueden servir con cualquier crema dulce y frutas de todo tipo.

También está la opción de servirlas con helados y siropes y las afamadas tortitas de chocolate que son la delicia de los más pequeños de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.