Procedimiento de la endodoncia
Salud

Todo lo que debes saber sobre la endodoncia

Las enfermedades dentales son una de las más frecuentes padecidas por las personas, debido a la exposición de los huesos a los agentes que los afectan, los cuales pueden llegar a producir la caída de los mismos. Afortunadamente, existen tratamientos que pueden revertir los daños de dichas enfermedades.

Los dientes están conectados por medio de raíces que tienen unos conductos en donde se alojan los nervios. Dichos nervios pueden verse afectados por caries o fracturas que lo dejan expuesto a agentes bacterianos, que incluso pueden ocasionar la muerte de los tejidos que lo rodean en el conducto.

Ante estas circunstancias es necesario aplicar un tratamiento de remoción, limpieza, sellado y reconstrucción dental que se conoce como endodoncia, y del cual te hablaremos hoy.

¿En qué consiste la endodoncia?   

La endodoncia es el tratamiento aplicado para tratar los conductos dentales, que es donde se aloja la pulpa dental y es responsable de la sensibilidad de los dientes y su vitalidad. Dicha pulpa a su vez consiste en un conjunto vasculonervioso que parte desde el inicio de la raíz hasta la cámara del nervio.

Todo lo que debes saber sobre la endodoncia

No obstante, este nervio puede terminar inflamandose por causas tan comunes como las caries, fracturas y los grandes empastes en el diente. En el caso de las caries, se debe a que estas van produciendo la desmineralización de los tejidos del diente, lo que inevitablemente termina en la pérdida estructural de la dentadura, dejando así expuesto el nervio y su consecutiva inflamación. Lo  mismo sucede cuando se trata de fracturas.

Mientras que cuando lo que genera la inflamación del nervio son los empastes o las obstrucciones muy grandes, el nervio sufre una agresión de la que tiene que protegerse, por lo que su acción es retraerse. Pero esto solo suele conllevar consecuencias peores, como la necrosis de la pulpa y la aparición de infecciones, flemones y abscesos.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

El principal síntoma de un daño en los conductos dentales, es la inflamación del nervio. Sin embargo, esto no será posible identificarlo hasta que te sometas a una revisión por parte de un odontólogo. Es por ello, que a continuación te dejamos una lista con la sintomatología típica de este tipo de afección, con lo cual podrás estar atento y acudir a los especialistas para su debido tratamiento. En tal sentido, presentarás:

  • Dolores repentinos o espontáneos.
  • Sensibilidad ante alimentos o bebidas calientes y frías.
  • Inflamación en la encía que rodea el diente afectado.
  • Variación en la coloración natural del diente.

¿Cómo se diagnostica la aplicación de una endodoncia?

En el instante en que notes la aparición de uno o varios de los síntomas anteriores, es fundamental que acudas con un odontólogo. De este modo, podrán determinar si la endodoncia será el tratamiento ideal para solucionar tu problema.

En tal sentido, lo primero que hará el médico tratante, será realizar un tipo de entrevista, en donde te preguntarán sobre los malestares y los síntomas que has estado presentado. Seguidamente, procederán a realizarte una exploración bucal, con la que podrán observar si existen irregularidades en la dentadura, lo que podrían corroborar con el apoyo de radiografías.

Procedimiento de la endodoncia

El tratamiento endodóntico inicia con la aplicación de anestesia. Una vez esta haga efecto, se accede a la cámara del nervio para eliminar la caries, de estar presente. Al localizar los conductos, es necesario efectuar una medición de la longitud de los mismos, para posteriormente hacer una limpieza y así eliminar los tejidos muertos que lo rodeen y sustraer el conjunto vasculonervioso; asimismo, se limpian las paredes conductuales y finalmente se coloca la obturación con empaste.

En vista de que el procedimiento de la endodoncia trae como consecuencia la debilitación del diente, por lo general se recomienda colocar una funda que cubra el diente, debido a que si se deja desprotegido, esta pieza estará más vulnerable a fracturarse. De este modo, actuará como una especie de escudo dental.

Finalmente, te recomendamos acudir al odontólogo de manera preventiva al menos una vez al año, así evitarás el padecimiento de esta y otras afecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.