Uso y mantenimiento de fosas septicas
Interesante

Uso y mantenimiento de fosas sépticas

Las fosas sépticas están diseñadas con el fin de canalizar aguas residuales de los de baños, inodoros y cocina. Por lo general, su construcción se caracteriza por el revestimiento de cemento o hormigón armado y mampostería.

Este sistema de drenaje es una solución óptima en todos aquellos casos donde no se cuenta con un buen servicio de tuberías para aguas residuales. Lugares como casas de campo, granjas y cualquier habitación que no se conecte a la red pública de tuberías de la ciudad, es candidato perfecto para el uso de éstas. El correcto mantenimiento y limpieza de las fosas sépticas resultan clave para que el sistema cumpla con el objetivo para el que fue diseñado.

Teniendo en cuenta que la función principal de la fosa es la retención de líquidos y asentamiento de todo el material orgánico, debe considerarse el uso limitado del sistema séptico de acuerdo con su capacidad, y por lo tanto planificar los servicios de mantenimiento preventivo.

Comenzar con buen pie

El desempeño óptimo de una fosa séptica dependerá de si cumple o no con su función. Se deben llevar a cabo las acciones necesarias para hacer la fosa más grande, utilizar los mejores materiales, establecer la ubicación óptima de la casa o lugar donde esté previsto construirla, permitirá el correcto funcionamiento de todo el proceso de oxidación de los desechos orgánicos.

Para ayudar a este fin, también puede agregarse un sistema de bombeo de aire en la recámara donde se acumulan los elementos sólidos, ya que esto permitirá la interacción del oxígeno con los líquidos, acelerando el proceso aeróbico de descomposición de la materia orgánica. Esto es necesario cuando la fosa es grande y en particular cuando es usada por varias casas o en el caso de una granja, hotel o cualquier otro tipo de residencia con un gran número de usuarios.

Fosas septicas

Mantenimiento efectivo

El mantenimiento preventivo permite que la fosa séptica perdure en el tiempo. Es importante llevar a cabo inspecciones periódicas programadas anualmente con la intención de llevar un estricto control. La recomendación de los expertos es registrar el comportamiento del sistema de aguas residuales. Gracias a la verificación constante se puede asegurar que se pueda localizar a tiempo algún desperfecto en los componentes de la instalación.

Es aconsejable vaciar el contenedor de desechos en un período de dos a tres años según la capacidad instalada de la fosa, para la correcta eliminación de sólidos acumulados. Las reglas principales consisten en la correcta limpieza de fosas septicas y el mantenimiento constante, prolongando así la vida útil de cualquier sistema séptico.

Prácticas recomendadas

Una de las principales prácticas es evitar que las aguas de lluvia y residuales entren en la fosa. Estas son jabonosas, provenientes de lavavajillas, duchas y lavamanos, no contienen material orgánico, por lo tanto, pueden ir directo a una recámara de almacenamiento solo de líquidos para su posterior filtración.

Debe evitarse desechar objetos que potencialmente puedan causar obstrucciones en las tuberías; como pañales, tampones, telas, desechos de comidas, café o té, entre otros

Es un error común querer hacer la limpieza de fosas liberando en ellas productos químicos. Utilizar este tipo de productos con el fin de sanear o eliminar olores desagradables tiene como consecuencia la eliminación de bacterias benéficas encargadas del procesamiento de oxidación de los desechos, haciendo este proceso mucho más lento.

El vaciado regular es fundamental

Este proceso busca prevenir que los sólidos acumulados en el fondo reduzcan la capacidad de almacenamiento y la posibilidad de filtrar los desechos. Conocer las medidas volumétricas de la fosa y cuantificar el número de personas que le darán uso, son factores determinantes a la hora de establecer la regularidad con que se realizará el vaciado.

Una vez establecidos los parámetros se debe buscar la asesoría y presupuestos de mantenimiento con una buena empresa de limpieza y vaciado de fosas septicas. Tener a  mano toda la información necesaria permite conocer los costes anuales del sistema séptico.

En pro de ahorrar dinero, tiempo y evitar accidentes, se deben tomar las medidas necesarias para el correcto funcionamiento de la fosa. Casos tales como asfixia por inhalación de gases tóxicos, riesgo de explosión por causa del gas metano, contraer enfermedades por la exposición a desechos orgánicos, hundimientos y debilitación del terreno del alrededor, además de la posibilidad de contaminar terrenos y aguas subterráneas, ocurren con regularidad por un inadecuado mantenimiento.

Buenas acciones, excelentes resultados

Finalmente, el esmero en el diseño y el apego a las normas de construcción de estos sistemas de drenaje eliminará la emanación de malos olores en las viviendas y reducirá los riesgos de accidentes. El buen criterio en el uso de las tuberías, el mantenimiento preventivo y el acompañamiento de profesionales en la limpieza de fosas y pozos negros, se reflejará en la salud pública y bienestar de todos los usuarios.

One thought on “Uso y mantenimiento de fosas sépticas”

  1. Es muy importante hacer un mantenimiento preventivo y periódico de la fosa séptica de casa, nosotros tenemos una y es algo que hacemos de manera periódica ya que no sabes si existe algún tipo de fisura, rotua y atasco incluso. Al igual que con las bajantes y tuberías de casa es muy importante mantener un ciudado de las mismas para evitar sustos futuros. Muy buen post, realmente útil. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.