beneficios de la naranja
Nutrición

Algunos de los beneficios que el consumo de naranja tiene para nuestra salud

Presentamos algunas de las virtudes que esos cítricos, que tanto se producen en ciertas zonas de nuestra geografía, tienen para mantener nuestra salud siempre a punto e incluso a la hora de combatir un buen número de enfermedades. Sigue leyendo si quieres descubrirlas.

Es buena para la diabetes

Sin lugar a dudas, una de las principales virtudes de la naranja es que contiene altas dosis de vitamina C, fibras y ciertos minerales que ayudan a controlar el nivel de glucosa en la sangre, teniendo además un bajo nivel glucémico (entre 31 y 51) y siendo, por tanto, uno de los mejores aliados de los diabéticos a la hora de mantener controlada su enfermedad.

Además, cabe destacar que este cítrico puede consumirse de forma completa, a modo de ingrediente para ensaladas o en forma de naranja seca, pudiéndose realizar el proceso de secado en nuestra propia casa y haciendo que podamos disponer en todo momento de ella para poder aprovechar todos sus beneficios.

Por tanto, no hay ninguna excusa para beneficiarnos a lo largo de todo año, independientemente de su precio y disponibilidad en las fruterías, pues es perfectamente factible adquirirla cuando sea barata y prepararla para poder consumirla cuando escasee o sea cara.

Sirve para bajar peso

Por otra parte, cabe destacar cómo la naranja contiene nobiletina, un componente químico que, entre otras, tiene la facultad de revertir la obesidad e incluso desatascar las arterias obstruidas, lo que a su vez supone prevenir los ataques al corazón o los ictus.

En este sentido, conviene indicar que un experimento realizado en la Universidad de Ontario, ha demostrado que los ratones alimentados con naranjas fueron mucho más delgados y saludables que sus homónimos que recibían otros alimentos, por lo que se puede decir que la utilidad de estos cítricos a la hora de combatir el sobrepeso está demostrada científicamente.

Además, el alto contenido de agua de las naranjas frescas hace que su consumo sea sinónimo de una sensación de saciedad importante, algo que puede suponer que queramos comer menos y resultará especialmente indicado para complementar dietas de reducción de peso.

Ayuda a controlar el colesterol

Del mismo modo, los altos niveles de fibra que contienen las naranjas, tanto crudas como deshidratadas, resultan muy beneficiosos para mantener a raya al colesterol, lo que sumado a los efectos de la nobiletina hace que nos estemos refiriendo a un alimento especialmente apropiado para evitar todo tipo de complicaciones cardiovasculares y, entre ellas, el exceso de grasa en nuestra sangre.

principales virtudes de la naranja

Previene el cáncer

Dado que se trata de una fruta muy rica en vitamina A, y contiene limonoides cítricos y carotenoides, las naranjas constituyen un alimento mucho más que adecuado para prevenir ciertos tipos de cáncer, como los de estómago o colon. 

De hecho, ya hay un buen número de estudios que inciden sobre las propiedades preventivas de las naranjas con el cáncer, siendo especialmente indicativos los que se refieren a las sustancias antes indicadas y a los mismos antioxidantes que sirven para frenar el envejecimiento celular.

Ayuda a absorber el calcio

Por otra parte, hay que decir que la vitamina C es una de las que más tienen que ver con la absorción de calcio y que, como es sabido, las naranjas son una de las principales fuentes de la misma.

En consecuencia, se puede indicaar que el consumo de naranja es sinónimo de prevención de enfermedades óseas y degenerativas, como la artritis, la gota o la osteoporosis, y que su inclusión en nuestra dieta puede suponer un incremento importante de nuestra calidad de vida.

Refuerza nuestro sistema inmunológico

No en vano, el alto número de vitaminas con las que cuentan las naranjas frescas y deshidratadas, permiten reforzar nuestro sistema inmunológico y, como es sabido, ello hace que nuestro organismo resista mucho mejor las enfermedades e incluso que no lleguen a manifestarse. Por lo que no podemos más que concluir, recomendando el consumo habitual de estas frutas en cualquiera de sus formas posibles: frescas, secas, en zumo, en ensalada, etcétera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.