Educar a tu Gato
Animales

4 sencillos consejos para educar a tu gato

Muchos piensan que los gatos son animales tan independientes que no pueden ser educados. Pero no es así, todo lo contrario. Por supuesto, no se puede adoptar un gato y pretender que se comporte como un perro escuchando y obedeciendo a su dueño. Pero con un poco de paciencia y algunos consejos prácticos, puedes educar a tu gato para que no corra peligros o no se comporte de un modo impropio, como morder o ensuciar la casa.

Veamos entonces los 4 consejos útiles para educar a tu gato desde sus primeros días de vida en el hogar.

Dedica tiempo y atención a tu gato

Al pensar que el gato es un animal muy independiente, a menudo olvidamos dedicarle tiempo y atención. Y en cambio, justo al comienzo de su convivencia en el hogar con su nueva familia, un gatito necesita acostumbrarse a la presencia de personas (y otros animales) que conviven en casa. Y una de las mejores maneras de establecer una relación con un gato es jugar con él, especialmente si vive solo en casa y no tiene forma de acostumbrarse a estar al aire libre. De hecho, un gato aburrido tenderá a ser rencoroso, por ejemplo rascando los muebles. Mientras que si distrae y juega, se adaptara mejor a nuestra presencia y al nuevo entorno.

Cosejos Para Educar a Un Gato

Comprende de inmediato las señales que envía

Los gatos pueden ser muy explícitos en el tipo de señales que nos envían, y es importante saber cómo interpretarlas de inmediato. Por ejemplo, un gato que deja de asearse en la caja de arena tiene ciertamente un problema: puede ser que tiene la arena sucia, o la caja tiene unas dimensiones inadecuadas, pero también la presencia de otros animales. Así que incluso un gato que no nos deja usar el portátil y acostarse en nuestro regazo nos está enviando una señal. Lo importante es no ignorar estos mensajes e intentar entender lo que quiere decir con prontitud.

Mantener comportamientos constantes

No tener comportamientos constantes es un error sobretodo en que aquellos que adoptan una mascota por primera vez. Por ejemplo: hacer bromas como llamar al gato para abrazarlo y luego asustarlo, es la forma más rápida de destruir cualquier forma de confianza del animal hacia nosotros. Incluso aquellos juegos que inadvertidamente pueden hacer los niños pequeños, pueden ser mal tolerados por los gatos. Además de permitirles, por ejemplo, subirse a la cama en ciertos momentos y luego alejarlos en otros. El comportamiento lineal y constante es el soporte para construir una relación con los animales, incluso con el gato, y educarlos en nuestra presencia y reglas de la casa.

Como Educar a un Gato

No lo castigues

Los animales no comprenden los castigos, que son por lo tanto, completamente contraproducentes. Para el gato, pero también para el perro, ensuciar la alfombra no es algo “incorrecto”; es para nosotros, que luego la vamos a tener limpiar. Así que, no regañes a tu gato porque ha ensuciado donde creemos que no debería, esto simplemente hará que pierda la confianza en nosotros. Solo un no, seco y decisivo, pero no histérico o chirriante, como una señal recurrente para señalar lo que no está bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.