Mejorar tu estética dental
Belleza

Cómo mejorar tu estética dental en 5 sencillos pasos

Poder sonreír sin ningún tipo de pudor es algo que muy pocas personas pueden hacer a día de hoy. Aunque cada vez se cuide más, la estética dental es una asignatura que muchos tienen pendiente. No se ponen manos a la obra, o simplemente no saben qué hacer para que su boca y dientes puedan lucir mejor.

Lo cierto es que no es complicado, solo hay que mantener nuevos hábitos. Adquirir ciertas costumbres que, introducidas en el día a día, hacen que poco a poco el estado de nuestra dentadura mejore y los dientes también se vuelvan más blancos. ¿Quieres saber cómo? Pues es fácil, sigue leyendo.

5 consejos para mejorar tu estética dental fácilmente

Cinco recomendaciones o “tips” para que tu estética dental mejore. Como podrás comprobar, no son tareas complicadas. Solo son cosas que requieren un mínimo de atención y cambiar ciertos hábitos. Además, varias de ellas no solo van a mejorar tu estética bucodental, también van a ayudar a que tengas una mejor salud. Saldrás ganando por partida doble.

Cepilla los dientes un máximo de 3 veces al día

Hay muchas personas que creen que, cuantas más veces te cepilles los dientes, mejor va a ser el resultado final. Error. Lo que se debe hacer es un máximo, y a la vez un mínimo, de 3 limpiezas diarias. ¿Por qué esta cifra? Pues es muy sencillo, por que es el número de comidas principales que se hacen a lo largo de una jornada.

Después del desayuno, después del almuerzo y después de la cena o antes de dormir. Esas son las veces que debes cepillarte a fondo y lavar tus dientes con cepillo y pasta. Nada más. Si lo haces más veces, puedes dañar el esmalte de la dentadura y hacer que esta pierda blancura, o incluso hacerte daño en las encías. Los excesos siempre son malos.

Ojo al cepillo y la pasta que usas

Para tener una buena estética dental es muy importante no solo cepillar el número de veces correcto, tampoco basta con saber cepillarse bien los dientes. Es muy importante que uses un buen cepillo y una buena pasta dentífrica. Siempre es mejor usar un cepillo de cerdas suaves, ya que eso reduce el daño tanto en la dentadura como en la boca  en general.

¿Y la pasta de dientes? Pues es importantísimo que contenga flúor o algún tipo de fluoruro, ya que es el mejor agente que puede ayudarte a la hora de eliminar el riesgo de caries y acabar con las bacterias. Las pastas de fluoruro de estaño últimamente están ganando bastante fama, y lo cierto es que dan muy buenos resultados.

Toma menos café y bebidas que manchen los dientes

A todo el mundo le gusta saborear un buen café después de comer o a primera hora de la mañana. Ese sabor intenso es algo inevitablemente atractivo, no obstante, no es nada bueno para tu boca y dientes. Debes saber que bebidas como esa pueden dañar considerablemente tu dentadura y, sobre todo, hacer que pierda su color.

De hecho, esa es una de las principales razones por las que no se recomienda tampoco fumar. El café y otras bebidas que manchen mucho, al igual que el tabaco, provocan que el color de los dientes cambie y pierdan blancura. Algo que va totalmente en contra de lo que buscamos a la hora de mejorar nuestra estética dental.

¡Ve al dentista!

Se les suele tener miedo, pero no hay mejor aliado para tener una boca bonita que un buen dentista. Es muy importante que acudas periódicamente, de hecho lo habitual es ir al menos una vez de forma trimestral. De esta forma, te harán un buen seguimiento del estado de tu boca y dientes y, además, podrán detectar rápidamente cualquier posible problema.

No hay nada como un dentista profesional para tener una sonrisa de película. Cualquier tratamiento, cualquier recomendación, cualquier cosa que necesites para que tu boca esté en el mejor estado posible, te lo facilitará.

La alimentación ayuda

Una buena alimentación es la clave para tener una buena salud, pero también para una buena estética dental. Por si no lo sabías, el apio, las manzanas y hasta las zanahorias te ayudan a limpiar tus dientes cuando los comes, con el mero hecho de masticarlos. Además, hay otros alimentos que también te ayudan a reducir los niveles de sarro.

La leche, las pasas y los arándanos son muy buenos para eso último, te los recomendamos. Asimismo, otros alimentos ayudan a mantener las encías sanas o a cuidar el esmalte de los dientes. En definitiva, cuida la comida que tomas, porque puede aportarte muchísimos beneficios.

Es obvio que hay ciertos cambios que pueden necesitar tratamientos dentales, véase por ejemplo piezas mal colocadas o seriamente dañadas. Aun así, para un buen mantenimiento general, lo que acabas de ver es más que suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.