Mochila con o sin ruedas
Salud

¿Mejor una mochila con o sin ruedas?

Esta pregunta acerca de las mochilas escolares que se hacen miles de padres cada año no tiene una respuesta sencilla y es que son varios los elementos que se deben evaluar para acertar con la elección, dependen, por ejemplo, en gran medida del peso de la mochila o de carrito, de la fuerza y el peso del niño y también de las características del camino que tenga que recorrer hasta llegar al colegio y a su clase.

Debemos tener en cuenta que la Mochilas con ruedas, por su diseño y estructura, aporta alrededor de 2 kilos más al peso total. En los últimos años, las mochilas escolares con ruedas se han puesto muy de moda, pero ¿son lo mejor para nuestros hijos?

Un estudio llamado Carritos o mochilas en la edad escolar basó sus conclusiones en una muestra de 90 niños y niñas de edades que se comprendían entre los 8 y los 10 años, así como madres, profesores y traumatólogos. Del estudio se sacaron las siguientes conclusiones que vamos a ver a continuación.

Mochila o carritos según los pediatras

Lo primero a tener en cuenta es que todos los escolares, niños y niñas, transportaban un peso excesivo que era difícil de justificar. En la mayoría de casos, el peso que cargaban sobrepasaba el 10% del peso del escolar, lo que claramente tienen un efecto muy perjudicial a nivel físico, sobre todo creándole problemas más o menos graves de espalda.

En cuanto a al tipo de mochila, si el peso a transportar es escaso es mejor optar por una mochila que quede bien ajustada a la columna. En el caso de que el peso sea superior a 3 o 4 kilogramos, se debería optar por transportar la mochila en un carrito, siempre adaptado a la altura del niño y empujado hacia delante, no arrastrado detrás, que es la imagen que solemos ver en cientos de escolares que van arrastrando sus mochilas con ruedas por las calles.

Otra conclusión que se sacó del estudio es que hay una falta total de información por parte de los profesores sobre este tema y que los alumnos tienen un gran desorden en relación al material que deben llevar cada día, optando habitualmente por llevarlo todo, por lo que es mucho más peso del realmente necesario.

¿Qué dicen los fisioterapeutas acerca de las mochilas escolares?

En este mismo estudio del que venimos hablando, los fisioterapeutas recomiendan en cuanto al uso de la Mochila escolar o del carrito con ruedas lo siguiente; mochilas a la espalda para evitar los obstáculos que se encuentran los niños de camino al colegio: obras, bordillos…, y que dificultan el uso del carrito, mochilas con ruedas cuando hay que trasportar un peso excesivo, pero siempre usado correctamente, empujado y no arrastrado y por caminos libres de obstáculos.

En el estudio también se recogía que todos los traumatólogos entrevistados afirmaban que recibían muchas consultas de niños y niñas de entre 6 y 14 años con problemas de columna, y es que no podemos obviar el hecho de que los problemas de espalda son cada vez más frecuentes en la población infantil y, por tanto, el tema de elegir entre las mochilas sin ruedas y las adaptable a carro no es en absoluto baladí.

Mochilas o carritos según los pediatras

La Asociación Española de Pediatría nos advierte continuamente de los peligros para los estudiantes derivados de cargar demasiado las mochilas, así como de llevarlas incorrectamente y, como pautas generales, se recomienda que el peso total a cargar en la mochila nunca supere el 15% del peso del estudiante. Si esto no fuera posible, también se es mejor utilizar el carrito con ruedas, aunque nos advierten de que, si el terreno es irregular o hay escaleras, puede resultar muy incómodas.

La raíz del problema está clara, los niños llevan demasiado peso al colegio, y esto se repite de casa al colegio y del colegio a casa, cinco días a la semana. Aunque existen fórmulas para no tener que seguir haciendo esto, es complicado que se lleven a cabo, entre otras cosas porque ni padres ni profesores somos realmente conscientes del peligro que supone para los alumnos esta carga excesiva.

Es necesario, por tanto, una buena educación sobre higiene postural, que se lleven a cabo campañas publicitarias, charlas y conferencias, talleres…  que también se realicen más estudios sobre los efectos físicos que se derivan del uso continuado del carrito, que se ha vendido como la panacea, pero del que no se han hecho tantos estudios como de las mochilas escolares tradicionales. Además, no podemos obviar que la mayoría de los estudiantes no los usa correctamente.

Así que como conclusiones a este artículo podemos decir, una vez más, que las mochilas son mejores, pero que deben ir siempre bien ajustadas para que no perjudiquen al niño o a la niña que los porte, cuando el peso no es demasiado elevado, y, por el contrario, cuando el peso es excesivo, se recomienda el uso del carrito, pero siempre empujado, nunca arrastrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.