Corea del Sur
Turismo

Si quieres hacer un viaje inolvidable, tienes que conocer el oasis asiático de Corea del Sur

Corea del Sur quizás sea un destino desconocido para la gran mayoría de viajeros, pero quién conoce este maravilloso país no lo olvida jamás.

Asia es un destino que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos, pero quizás hay un país que no es tan conocido y que es el que más sorprende por sus ciudades, su historia, su cultura y su gastronomía. Estamos hablando de Corea del Sur con ciudades como su capital, Seúl, que engancha por su belleza, por su ritmo de vida y por su modernidad. 

Hay lugares que enamoran por su calma y paz, como el Jardín Secreto del Palacio Changdeok, sitios donde se respira historia reciente y se palpa la tensión como la DMZ, es decir, la zona desmilitarizada que hace de frontera entre las dos Coreas; también hay regalos de la naturaleza, como el Parque Nacional de Hallasan. Todos ellos son algunos de los principales motivos por los que cada vez más personas, deciden hacer viajes a Corea del Sur. Un lugar que si decides conocer, no olvidarás nunca. 

Si has decidido conocer el oasis asiático, tienes que ir por los menos 12 días y no puedes dejar de visitar ciudades y rincones únicos en el mundo y, por supuesto, probar su curiosa y riquísima gastronomía. 

Lugares que visitar en Corea del Sur

El primer destino al que tienes que ir si decides viajar a Corea del Sur, es su capital, Seúl, conocida quizás porque allí se celebraron unos Juegos Olímpicos, pero tiene muchos rincones escondidos. Te enamorará la gran urbe coreana debido a que es una ciudad de absolutos contrastes. Te invitamos a que te pierdas por sus calles y después encuentres la paz en el Jardín Secreto del Palacio Changdeok. Tienes que tener una parada obligatoria también en uno de los edificios más famosos del planeta, el Lotte World Tower Seúl Sky, verás Seúl desde las alturas. Y por supuesto, no puedes dejar de ir a su calle más conocida a comprar los productos de cosmética más deseados, Myeong-dong.

Tras pasar unos días en Seúl tienes que pegar el salto de contraste visitando la DMZ, la zona desmilitarizada que hace de frontera entre ambas Coreas. Allí vivirás una sensación diferente y entenderás muchas cosas del conflicto y de la historia reciente de estos países.

Seul Corea del Sur

Tras vivir esta sensación única tienes que volver hacia Seúl, ya que muy cerca se encuentra la ciudad de Jeonju. Aquí encontrarás el verdadero contraste entre la Corea del Sur contemporánea con la que parece que no ha pasado el tiempo. Esta ciudad nos ofrece una inmersión total en la historia antigua de este territorio y, además, sigue respetando sus tradiciones en cada rincón ¡Un lugar digno de conocer!

Y muy cerca también de Seúl, a tan sólo 28 kilómetros, se encuentra otra ciudad muy conocida por su fortaleza, Suwon. Un lugar completamente amurallado que tiene como emblema su espectacular fortaleza, como hemos indicado ya. Es tan maravillosa que está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Naturaleza en Corea del Sur

Pero Corea del Sur no sólo enamora por sus contrastes entre unas ciudades u otras, o entre unos lugares u otros. También tiene rincones que nos ha regalado la naturaleza en los que descubrir nuevos mundos.

El primero de estos maravillosos lugares, podría ser sin ningún problema, la isla más bonita del mundo,conocida como Jeju. Merece la pena la visita por su microclima subtropical y porque está en torno a un antiguo volcán, un destino que regala fotografías de ensueño. En esta isla es parada obligada conocer la montaña más alta de todo Corea del Sur, que se encuentra en el Parque Nacional de Hallasan. Y si te gustan las cosas curiosas, es muy conocido en esta isla el parque de Loveland, donde todo tiene forma del aparato genital masculino.

Otra joya de la naturaleza que tienes que visitar en Corea del Sur es el Parque Nacional de Seoraksan. Descubrirás espacios naturales en su máximo esplendor. Está considerado como uno de los parajes naturales más bonitos de todo el planeta. Se esconde entre espectaculares montañas que te ofrecen unas vistas de estampa y únicas a la vez.

Otro regalo de la naturaleza que nos ofrece Corea del Sur es una curiosa isla, llamada como Herb, este lugar da otro de esos contrastes únicos que tiene este país. Y es que es imprescindible conocerla de noche, porque iluminan todas sus calles y vegetaciones con luces de colores como si fuera un 25 de Diciembre. ¡Un espectáculo único en el mundo!

Cosas únicas que tienes que hacer en Corea del Sur

Este país de contrastes te ofrece esto, no sólo en sus ciudades y rincones, sino en ciertas cosas que tienes que hacer antes de irte de Corea del Sur.

Lo primero que debes de probar es la llamada Jjimjilbang, es decir, la sauna coreana. Si te gustan las aventuras diferentes, esta experiencia no la olvidarás jamás. Y es que es un pack muy divertido para echar la tarde con tus acompañantes mediante el disfrute de una sauna, spa, salón de juegos y gimnasio. Algo curioso, único y completo, eso sí.

Por otro lado, y si de verdad quieres vivir una experiencia única, una de las noches intenta dormir en un templo budista. Serás un monje más, y de hecho, vivirás como ellos. Comerás su comida, siempre vegetariana, y podrás practicar la conocida ceremonia de las 108 reverencias.

Y por supuesto, una experiencia que no puedes dejar pasar, es ir a la conocida y popular lonja coreana. Efectivamente, es donde venden el pescado fresco pero también podrás probarlo allí. De hecho, muchos coreanos, por el estrés de vida que llevan, deciden hacer allí una parada para comer y seguir con su rutina ¡Una experiencia muy divertida y original!

Y si te ha gustado el pescado fresco de Corea del Sur, no puedes dejar de probar también, quizás el producto más popular de este país asiático, el llamado kimchi, que no es más que col fermentada con picante. Además, el olor que desprende no invita a degustarlo, pero tienes que hacerlo para tomar una decisión vital. O repetir 100 veces más u odiarlo para el resto de tu vida.

Por último, otra experiencia culinaria que tienes que probar es ir a los mercados artesanales coreanos ¡Un auténtico estrés de gente! Es cierto que venden todo tipo de productos pero también alimentos realizados por los propios vendedores que están para chuparse los dedos, donde serás un coreano más.

Corea del Sur, es un país lleno de contrastes y sorpresas que te enamorará para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.