Marketing y ventas
Marketing

¿Por qué marketing y ventas deben trabajar juntos?

Los conceptos de marketing y ventas, aunque suelen usarse de forma similar en ocasiones, cuentan con funciones y objetivos diferentes, los cuales se pueden complementar entre sí. En el caso de que ambos departamentos dentro de una empresa trabajen juntos, las posibilidades de conseguir que la marca crezca y rentable serán muy altas.

Un proceso importante

Tanto el departamento de marketing como el de ventas de una empresa, deben trabajar de manera coordinada y unificada si pretenden alcanzar los objetivos en crecimiento y rentabilidad propuestos.

Esto se debe a que, sin el marketing, una empresa tendría una menor cantidad de clientes potenciales, mientras que sin una técnica eficiente de ventas, no existirían clientes que pudieran obtener los servicios o productos de la empresa.

Ambos departamentos pueden trabajar en la fuerza de ventas interna de una empresa, lo cual incluye que el departamento de marketing y de ventas deben intervenir en los procesos comerciales, a través de los cuales se construyen y mantienen mejores relaciones con los clientes.

Los diferentes procesos comerciales son la prospección, las ventas, la fidelización y la difusión de productos y servicios específicos. En este sentido, una buena administración de la fuerza de ventas permitirá a una empresa manejar de forma óptima sus recursos y personas, de esta manera se podrán alcanzar los objetivos propuestos de forma más eficiente y rápida.

Los dos departamentos deben enfocarse en priorizar las características y necesidades de los clientes de la marca. Por ejemplo, el marketing usa diferentes técnicas para dar a conocer una marca, haciendo uso de folletos, catálogos o mailing, por ejemplo.

En cambio, las ventas se enfocan en lo que necesitan los clientes, utilizando la retroalimentación, para así tener conocimientos más precisos de los clientes, y generar mensajes que atraigan y capten su atención, de forma más óptima.

Fusionar los recursos que aportan ambos departamentos, garantiza un aumento en la rentabilidad, el crecimiento y los ingresos de una empresa.

¿Cómo lograr una mejor fuerza de ventas?

Conseguir que el marketing y las ventas trabajen juntos es posible, a través de diferentes pasos, para los cuales se requiere paciencia y compromiso por parte de los empleados de ambos departamentos dentro de la empresa.

Lo primero es definir objetivos comunes, como aumento de leads o de conversiones, en los cuales deben trabajar de manera coordinada para completar las tareas, ofreciendo apoyo y respaldando ambos departamentos para que las estrategias tengan una mayor tasa de éxitos y lograr que más clientes compren los productos o servicios.

También es importante generar información entre ambos departamentos y dejar que fluya, esto se puede conseguir por medio de reuniones periódicas, donde se analicen las estrategias y las acciones tomadas, se compartan opiniones y sugerencias, y así se pueda mejorar el trabajo, al encontrar soluciones como equipo.

Lo más recomendable es que los vendedores comenten con el equipo de marketing las necesidades de los clientes, mientras que el equipo de marketing informará a los vendedores con respecto a los factores a tener en cuenta, dependiendo de la estrategia utilizada.

Por último, a la hora de promover el trabajo en equipo, con una cultura de cooperación será posible obtener mejores resultados. Y es que un trabajo coordinado entre el equipo de marketing y los vendedores puede aportar numerosos beneficios para una empresa.

Al tener una organización con objetivos definidos será posible conseguir mejores resultados en las acciones y estrategias, esto permitirá realizar las tareas en menos tiempos y con una mayor eficiencia, por lo que objetivos como el aumento de ventas o la mejora de la reputación, se podrán conseguir con más facilidad.

Además, el cierre de ventas se incrementará, ya que el trabajo coordinado ayudará a tener una imagen más precisa de las necesidades de los clientes y saber cómo satisfacerlas, lo cual supondrá un aumento en los ingresos para una empresa.

Por otra parte, la confianza y la relación con los clientes mejorará, esto influirá positivamente en la fidelización y en la imagen de una empresa. También se podrá dar un mejor seguimiento a los resultados, y de esta forma, tomar las medidas necesarias para mejorarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.