Probioticos
Salud

Probióticos: ¿Funcionan en Trastornos Digestivos?

Cuando se sufre de dolores estomacales fuertes que derivan en trastornos digestivos, nos encontramos con un origen microbiano. Por otro lado, en estos trastornos existe una importante degeneración de la barrera intestinal, inflamaciones importantes sin llegar a daño tisular y dolores agudos a nivel del colon.

Esto quiere decir que todo el funcionamiento de la microbiota intestinal se altera, derivando necesariamente en la administración de antibióticos especiales. El origen del uso de antibióticos se basa en que las dolencias patológicas digestivas tienen una importante huella microbiana muy específica, por lo que resulta bastante útil el uso de probióticos en este caso.

Uso complementario de probióticos

No existe evidencia empírica que sustente el uso de probióticos por sí solos para tratar trastornos digestivos, pero se ha descubierto una mejoría notable cuando se emplean a la par de otros medicamentos antibióticos. La mejoría sintomática y funcional ha mejorado en gran porcentaje en su aplicación complementaria; reduciendo problemas como la distensión, dolor e hinchazón del abdomen y el recrecimiento bacteriano.

Funcionan en trastornos digestivos

¿Cómo pueden consumirse?

Existen alimentos funcionales que lo contienen, como es el caso de la leche fermentada; además de suplementos nutricionales con distintos compuestos como el Lactobacillus-reuteri, Saccharomyces, Streptococcus y Escherichia. Sin importar el modo de consumo, han logrado complementar el tratamiento farmacológico y reducir el tiempo de sanación general.

Es imprescindible, aunque pueda consumirse en alimentos, la orientación médica en el uso de probióticos. Es necesario que la cantidad a consumir no sea menor a 1 por cada 10e9 unidades, o un millar de microorganismos, en cada cepa consumida. Las dosis varían entre marcas comerciales de alimentos y suplementos.

Los probióticos han derivado en una mejora sustancial de problemas estomacales como dolor abdominal, hinchazón de órganos y flatulencias. Si bien estas mejoras se mantienen sólo durante el consumo de estos antibióticos, su complemento con fármacos especializados extiende la mejoría en el tiempo.

Por otro lado, el consumo de probióticos puede derivar en algunos efectos secundarios indeseables, como molestias a nivel intestinal por algunos días. Es necesario tener en cuenta su carácter de coadyuvante, no como un tratamiento primario a nivel médico.

La orientación médica especializada es la mejor compañera en casos de dolencias o trastornos estomacales. Un diagnóstico certero, un tratamiento farmacológico correcto y cambios en la rutina diaria; todo con los probióticos como complemento, funciona como un solo ente en la mejora de cualquier dolencia a nivel estomacal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.