riesgos ecografia
Salud

¿Tienen riesgos las ecografías ginecológicas?

Las ecografías ginecológicas son parte ineludible del proceso de gestación. Son pruebas de obligado cumplimiento y que aportan una serie de datos e información de gran valor para el buen cuidado del futuro niño.

La oferta médica de especialistas en ecografías ginecológicas es muy amplia, una nueva opción para conocer a los mejores profesionales en esta especialidad es buscar ecografías ginecológicas en las mejores clínicas con SmartSalus, para tener la oportunidad de conocer los mejores especialistas más cercanos a tu lugar de residencia.

A pesar de la popularidad de este tipo de pruebas médicas, son muchas las opiniones que recuerdan los posibles riesgos que conlleva realizar este tipo de test.

Para la rama de obstetricia las ecografías son conocidas como una extensión más de la mano humana, capaz de revisar y diagnosticar de manera minuciosa y efectiva.

Llegados a este punto, siempre queda la duda si el uso de este tipo de prueba posee riesgos o es perjudicial para las personas, especialmente para las mujeres embarazadas.

El ultrasonido tiene un extraordinario historial de seguridad. Ha sido utilizado en obstetricia durante casi cuatro décadas sin pruebas claras de efectos dañinos.

En la actualidad existen numerosos estudios que reflejan estadísticas de uso de los diferentes métodos para realizar ecografías ginecológicas. Lo que resulta de estos estudios es que existe un fuerte protocolo de prevención y seguridad para el uso de este tipo de pruebas.

Tienen riesgos las ecografias ginecologicas

Por ejemplo, el Doppler se usa en el primer trimestre de embarazos en condiciones normales. La ecografía Doppler solo debe usarse en el primer trimestre bajo un cuidadoso control de los niveles y tiempos de exposición. El Doppler se usa para revisar a través de las válvulas tricúspides fetales y en el ductus Venosus que ayudan a diagnosticar evaluaciones de riesgo como el Síndrome de Down y otras trisomías.

Puede ser un problema, sin embargo, el Doppler se usa rutinariamente en todos los embarazos o por largos períodos de tiempo en condiciones normales. Si el Doppler tuviera un efecto fetal adverso, lo más probable es que fuera en la fase temprana de la gestación, cuando hay una división celular más rápida y el flujo sanguíneo fetal está menos desarrollado.

La conclusión es que todo tipo de ecografías han de tener un uso de tipo restrictivo, es decir, utilizar este procedimiento asociado a una causa concreta.

Los mayores riesgos que surgen del uso de la ecografía y que, la mayoría de los médicos consideran negativos, son la posibilidad de un diagnóstico excesivo o insuficiente provocado por personal inadecuadamente capacitado o que utiliza un equipo deficiente, los riesgos de una mala interpretación de un ultrasonido también pueden deberse a la tecnología en sí misma.

Por lo tanto, es prioritario acudir a verdaderos profesionales en esta materia y seguir los pasos necesarios. Serán los propios especialistas los que evaluarán el riesgo del uso de ultrasonidos o ecografías ginecológicas.

Existen protocolos del uso de estas pruebas que no documentan riegos directos del uso de los mismos. Sin embargo, la mayoría de los médicos pueden advertir el uso temprano en el embarazo, ya que los efectos para el feto aún no se han estudiado en gran medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.