Solucion al gasto electrico
Interesante

El fraude no es la solución al gasto eléctrico, y sí puede ser nefasto

Son muchas las personas que se preguntan cómo es posible que paguen tanto por la luz si no están casi en su casa. Sin duda alguna esto es un gran problema, pero la situación se agrava cuando algunas personas deciden defraudar a las compañías eléctricas hackeando el sistema, enganchándose ilegalmente a un vecino o manipulando el contador para reducir el consumo.

Por nada hay que tomar una decisión de este tipo, ya que conductas como estas vienen recogidas en el Código penal, llegando a poder constituir un delito según la cantidad de electricidad consumida ilegalmente. Y no, no es precisamente imposible ser descubierto, sobre todo ahora que los nuevos contadores inteligentes disponen de más sistemas de seguridad y alarmas.

¿Qué hacen las compañías para evitar el engaño?

A las compañías no les ha quedado más remedio que tomar medidas antes el aumento, más que considerable, de los casos de engaño. Empresas eléctricas han desarrollado planes de detección y regularización de estas situaciones. Tampoco escapan a esta situación las que se dedican a las energías renovables, ya que Energya VM lucha contra el fraude también.

Infografia sostenibilidad y ahorro energetico

Pues bien, para localizar este tipo de estafas se tienen en cuenta diferentes tipos de parámetros, tales como disminuciones repentinas y significativas en el consumo o con carácter completamente aleatorio. Si la empresa distribuidora observa alteraciones del contador lo pone directamente en conocimiento del cliente, a través de diversas cartas en las que se le indica el coste de la refacturación y se le hace saber que su empresa comercializadora volverá a cargárselo en el recibo.

Hay que tener en cuenta que la refacturación por sí misma y sin más no es en ningún caso una multa. Con respecto a la posible constitución de un delito, estos se resuelven en el Juzgado en aquellos casos en los que se interpone una denuncia.

Al hilo de lo anterior, y no menos importante es que las compañías nos han recordado que las conexiones ilegales a la red y las manipulaciones de los contadores suponen un gran riesgo para la seguridad de las personas, al hacerse al margen de la legalidad y la normativa técnica en vigor, y sin los requisitos de seguridad que se requieren.

También han advertido que el fraude en fluido eléctrico supone el encarecimiento del precio de la electricidad para la totalidad de consumidores, ya que la energía que consumen ilegalmente los usuarios termina siendo repercutida al sistema, siendo soportada entre todos.

¿Y qué podemos hacer nosotros para ahorrar dentro de la legalidad?

En ningún caso hay que entender que cometer un fraude es la mejor solución. Lejos de esto lo mejor es seguir las recomendaciones de ahorro aportadas por los expertos, como por ejemplo hacer un uso reducido de ciertos electrodomésticos o cocinar de forma eficiente. Acciones tan básicas como estas pueden reducir la factura hasta en un 40%, logrando así que la economía familiar se recupere de las consecuencias del invierno.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.