E-mail
Marketing

¿Qué es un Spamtrap y cómo evitarlos?

Con el crecimiento de la tecnología se ha hecho más factible el email marketing tanto para las webs genéricas como para las corporativas y los eCommerce. Pero no todos lo que usan el email marketing respetan las normativas del envío masivo de correos y eso hace que los usuarios reciban un montón de correo basura o spam. 

A fin de que sus usuarios tengan un servicio de email sin spam, los ISPs han tomado medidas al respecto, por ello es necesario conocer que es un Spamtrap y cómo evitarlos.

¿Qué es un spamtrap?

Las trampas de Spam, o Spamtraps, son direcciones de email ficticias creadas por los proveedores de servicios de correo electrónico (Yahoo, Gmail, Outlook, etc.) para identificar a los spammers. 

Al tratarse de cuentas que no tienen un usuario real, el remitente que envíe correos a esa cuenta en realidad está haciendo Spam, es decir, enviando información sin autorización. Cuando la cuenta ficticia recibe un mensaje, esta envía una notificación al proveedor informando la presencia de un posible spammer. 

La empresa de emails evalúa al remitente y si este tiene un historial de prácticas de spam entonces puede vetarlo casi por completo de sus listas de correo, impidiéndole enviar más contenidos a otros usuarios de su plataforma. 

Lo antes dicho es muy frecuente en empresas y negocios que usan el emailing masivo y email marketing, por lo que terminan cayendo en las Spamtraps, en la mayoría de los casos, sin embargo, esto suele suceder porque no se ocupan en limpiar la lista de contactos.

Tipos de spamtrap

Si bien es cierto que existen diferentes tipos de Spamtrap, los más comunes son los siguientes:

  • Spamtrap puras o auténticas: Son las direcciones creadas exclusivamente y apropósito para capturar los remitentes que envían spam. Estas se utilizan para tratar de identificar los spammers más activos, ya que se tratan de cuentas nuevas, es decir, que han tenido muy poca actividad, así que si reciben algún mensaje fue porque el remitente la obtuvo de una lista de terceros sin autorización. 
  • Spamtrap de dirección inválida: Estas son las direcciones que contienen errores que las diferencian de las cuentas reales, por ejemplo, una cuenta real puede ser elexample@gmail.com, pero una Spamtrap de dirección inválida puede ser elexample@gmeil.com o elexample@gnail.com. Si alguna de las últimas 2 recibe correos en varias ocasiones desde un mismo remitente será un spammer. 
  • Spamtrap de direcciones recicladas: Los dominios y emails que han caído en desuso, después de un periodo de varios años, pueden ser reactivados por los proveedores para verificar si alguna empresa les está enviando newletters, en ese caso se entendería que no está verificando si su contenido está siendo visto. 

Herramientas como Mailrelay dan estadísticas sobre los emails abiertos, eliminados, sin abrir, etc., esto evita que las cuentas inactivas se conviertan en Spamtrap para una empresa que quiere usar legítimamente el email marketing.

Claves para evitar caer en el spamtrap

Como el Spamtrap es en realidad una táctica de los proveedores de servicios de email, no tienen por qué ser un problema para una empresa o página web que use las buenas prácticas y acciones del email marketing, con todo, hay algunas claves puntuales que ayudan a no caer en el Spamtrap, como las que se muestran a continuación:

  • Ser cuidadoso con los correos inactivos: Es importante que los remitentes se aseguren de que la dirección sigue activa, ya que puede que un usuario que en un momento dio su dirección de email en la ventana de suscripción, haya cambiado a una diferente y que este en desuso.
  • Verificar el estado de los correos: Es importante saber si los correos están siendo abiertos por los usuarios, si los están eliminando sin abrirlos, o peor aún, los están identificando como spam porque perdieron el interés. En estos casos es mejor tratar con una estrategia diferente, tal vez usando un asunto llamativo para saber si hay alguna interacción, de lo contrario podría tratarse de una Spamtrap. 
  • No comprar listas de contactos: Algunas empresas usan prácticas legales para poder vender sus listas de contactos, pero otras no, y es en esas listas de terceros es donde suelen filtrarse las Spamtrap, lo más recomendable es captar por medios propios las direcciones de email.
  • Valerse de buenas herramientas: El email marketing tiene muchas herramientas especializadas que permiten captar direcciones con prácticas aceptables, además, ayudan a filtrar los contactos y gestionarlos por grupos, con costos variables, incluso algunas tienen versiones gratuitas. 
  • No crear direcciones falsas: Hay quienes simplemente tratan de adivinar algunas cuentas de correos con la intención de «pescar» algún lead, pero la probabilidad de éxito es muy baja en comparación con la probabilidad de que el proveedor considere la IP y al remitente como spam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.