Consejos comprar sofa
Interesante

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar un sofá

El sofá es uno de los muebles más importantes de la casa. Su presencia en el salón es fundamental, ya que lo utilizaremos a diario tanto para relajarnos como para descansar. De ahí que a la hora de decidirnos por uno deberemos tener en cuenta una serie de aspectos que, en ocasiones, pueden pasar desapercibidos.

Los más genéricos suelen ser las dimensiones, el estilo y los materiales con los que está fabricado. Sin embargo, hay otras cuestiones que harán que el sofá que elijamos sea el más adecuado y necesario para el hogar. Por tanto, aquellos que estén mirando catálogos de sofás baratos deberían contar con los siguientes aspectos.

¿Qué uso se le va a dar al sofá?

A veces compramos un sofá sin que realmente miremos todos estos detalles. Lo primero que habrá que considerar será el uso que se le va a dar. ¿Va a ser un sofá que cumpla una mera función decorativa o, por el contrario, va a ser un elemento de mucho uso?

Catalogos de sofas baratos

Si se tratara de un sofá decorativo (el que se puede utilizar en un despacho, una biblioteca, etc.), lo ideal sería comprar uno cuyos materiales no sean tan resistentes. Aquí lo que primará será la elegancia y el diseño frente a la funcionalidad.

En cambio, si tienes niños en casa y quieres un sofá para poner en el salón lo más recomendable es optar por uno de materiales duros y resistentes. El uso continuado hará que se desgaste y por eso necesitaremos de un sofá que posea una larga vida útil.

No te pases con las dimensiones

Es evidente que nos encantan los grandes sofás o los que son tipo chaise longue. Pero si tu salón es pequeño, no hay que saturarlo con un sofá así que ocupe toda la estancia. En el caso de los apartamentos o casas pequeñas, lo más conveniente es incorporar piezas ligeras de poco fondo combinadas con sillones, banquetas, pufs, etc.

Por el contrario, si dispones de un buen salón los sofás tipo chaise longue quedan muy elegantes. Hay quienes prefieren optar por el sofá de tres plazas y los dos asientos individuales, pero es una tendencia que está dejando de estar de moda. También puede ser interesante tener en cuenta los sofás de cuatro plazas, aunque estos quedarían para salones más grandes.

Antes de ir a cualquier tienda, hay que elaborar un pequeño croquis y dibujar las dimensiones del espacio con el que se cuenta, considerando por supuesto, los muebles de los que ya dispones, los rincones, las previsiones de colocar otros elementos, etc.

El color y la tapicería

Es evidente que el color y la tapicería del sofá son elementos fundamentales para su elección. Estamos hablando de un elemento que será protagonista en el salón, por lo que debe marcar la pauta del estilo que este llevará. Aquí hay dos opciones a tener en cuenta: equilibrio en el color y el estilo o sofá en contraste para centrar la atención en él.

Los colores neutros son perfectos para cualquier salón, mientras que los más vivos son ideales para otras estancias más informales. Los cojines que acompañarán el sofá pueden ser estampados, cambiándolos si es preciso según la temporada.

Color y tapiceria del sofa

Un consejo sería hacer unas fotos con el móvil al salón o al espacio donde se ubicará el sofá. Al ir a la tienda, se puede consultar más fácilmente con el vendedor, quien estará más acostumbrado para buscar el sofá que mejor se adapta al estilo del hogar.

El material de fabricación es también muy importante y llega a tener relación con el uso que se le va a dar. Los sofás tapizados con pieles naturales son muy duraderos, flexibles, frescos en verano y cálidos en invierno. Además tienen un toque de elegancia y exclusividad refinada que quedan muy bien en cualquier estancia.

No obstante, suelen ser sofás más caros, por lo que muchos optan por aquellos que están fabricados en pieles sintéticas. También están los sofás textiles, de los cuales hay una enorme variedad. Si tienes niños en casa, en el mercado actual podrás encontrar sofás con propiedades antimanchas, antiarrugas, antiquemaduras, etc.

Probar la altura del sofá

Una vez en la tienda lo lógico sería poder comprobar la altura del sofá, tanto de asientos como de respaldo. Al sentarnos, las piernas a la altura de las rodillas deben apoyarse perfectamente en el asiento. Si se quedan en el aire, quiere decir que necesitaremos de un sofá con una mayor profundidad.

Quizás a muchos les puede resultar un asunto baladí, pero lo cierto es que la altura del sofá incidirá en la comodidad del mismo. Los pies tienen que descansar en el suelo una vez estemos sentados, mientras que la cabeza tendrá que estar apoyada en el respaldo o en el cabezal. De lo contrario, adquiriremos malas posturas que a la larga serán contraproducentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.