Cocina
Interesante

Cómo elegir los electrodomésticos para tu casa

Amueblar una cocina siempre es una tarea ilusionante para las personas a las que les guste la decoración y la moda. La complejidad está en decidir si es una simple reforma o si se parte de cero y hay que hacer una inversión también en electrodomésticos.

En cualquier caso, las reformas muchas veces se convierten en una suerte de “pues ya que…” que todas aquellas personas que hayan hecho una saben perfectamente a lo que nos referimos. Para quienes aún no, significa que una vez cambiado un mueble, puede resultar fácil mirar en Taurus electrodomésticos e incorporar un nuevo microondas, un horno nuevo o una neverita de vinos. Y, si se ha cambiado la placa tradicional por una de inducción, ¿por qué no ya la campana? Y así, hasta que se termina por tener una cocina completamente nueva.

Según afirman diversas voces de expertos del mundo de la construcción, el sector de la reforma está en pleno auge y cuenta con un gran recorrido. Esto es, en muchos casos, porque tras haber pasado tanto tiempo en casa durante el confinamiento, muchas familias se han dado cuenta de los cambios que necesitan hacer.

Abrir la cocina al salón para ganar luminosidad y espacio, cambiar las ventanas, aclarar el color de las paredes o el de las cortinas pueden ser algunos de las pequeñas reformas que se haga en una casa tras haber realizado una experiencia de usuario en profundidad.

Igualmente, la incorporación de otros elementos que antes no se tenían, como máquinas de hacer ejercicio – bicicletas estáticas, andadores, etc – o pequeños robots de cocina o panificadoras hacen que el uso de los espacios esté cambiando.

En cuanto a la adquisición de electrodomésticos, ya sean pequeños o grandes, los aspectos que hay que valorar son algunos como:

  1. Utilidad. Algunos, más tradicionales como un lavaplatos, una lavadora o un horno se han convertido en commodities. Si ya se plantea comprar una envasadora al vacío un tostador o un robot de cocina, conviene preguntarse si se le va a sacar partido o es solo un capricho pasajero.
  2. Diseño vs características técnicas. El diseño y las funcionalidades deberían encontrarse en un buen equilibrio para decantarse por un modelo u otro. La estética, aunque no sea lo fundamental del producto, cada vez está tomando mayor protagonismo. Entre las características técnicas más valoradas pueden estar el ruido (por ejemplo, en una campana extractora esto es muy importante), la potencia, el consumo de energía así como la asistencia técnica y el periodo de garantía.
  3. Posibilidad de panelar. Esto es algo que se lleva mucho hoy en día, pero también es una elección arriesgada. Esto es: cocinas que no parecen cocinas porque tienen todos los electrodomésticos camuflados. Si se va a hacer una reforma y se va a elegir esta fórmula, hay que informarse bien si todos los electrodomésticos lo permiten y se puede volver a atrás.
  4. Precio. Lo barato sale caro, aunque no siempre. La relación calidad – precio es vigente también aquí. La vida útil de los electrodomésticos es bastante más baja que en el pasado, por lo que hacer una inversión media siempre es una buena idea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.