Jamón
Nutrición

3 recetas sanísimas que puedes hacer con Jamón Legado Ibérico

Te gusta comer, pero, sobre todo, te gusta comer sano. Por eso estás aquí, porque, además, quieres ver qué se puede preparar que sea saludable e ideal para las épocas más calurosas, teniendo al buen jamón como ingrediente estrella. No te preocupes, te traemos ideas muy buenas en forma de sabrosas y sanas recetas. Presta atención y toma mucha nota, estos platos te van a encantar.

Las recetas más sanas con Jamón Legado Ibérico

El jamón Legado Ibérico El Pozo es, además de un alimento, un ingrediente ideal para algunas recetas de lo más saludables. Ahora, que el verano ya pega con fuerza y apetece disfrutar de platos más frescos, hemos recopilado algunas recetas de lo más veraniegas, pero también de lo más saludables.

Ensalada de jamón ibérico con granadas y aguacates

Antes de hablar de la elaboración de esta ensalada, vamos a ver los ingredientes necesarios para dos personas:

  • 150 gramos de jamón Legado Ibérico El Pozo en lonchas.
  • 1/2 aguacate.
  • Brotes tiernos de ensalada.
  • 1 granada.
  • 4 tallos de cebollino.
  • Hojas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal
  • Vinagre balsámico de Módena.

Una receta sencilla donde las haya. Para elaborarla, lo primero es separar el aguacate y extraer el fruto de la granada. Corta el primero en trozos fáciles de comer. Añade en una fuente los brotes de ensalada y, tras esto, suma el aguacate y la granada. 

Acto seguido, parte las tiras de jamón en cuatro partes y espárcelas por encima, junto con los tallos de cebollino bien picados. Después, solo tienes que echar el aceite, la sal y el vinagre balsámico al gusto, remover y probar hasta dar con la combinación y cantidades que le den el toque que más te guste. Así de fácil.

Ensalada de melón y jamón con pistachos

Primero, vamos a ver los ingredientes, después te explicaremos cómo preparar la ensalada de jamón con melón y vinagreta de pistachos. Esto necesitas para dos personas:

  • 150 gramos de jamón Legado Ibérico El Pozo en lonchas.
  • 6 tomates cherry.
  • 3 cucharadas de pistachos pelados.
  • 1 puñado de rúcula.
  • 1/4 de melón.
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.
  • Hojas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre blanco de manzana.

Esta receta es bien sencilla, ya que se trata de una ensalada. El primer paso es lavar tanto la rúcula como los tomates. Sécalos después y, cuando estén bien secos, echa la rúcula en la fuente donde vayas a hacer la ensalada. Tras esto, toca preparar la vinagreta con los pistachos.

Tuesta los pistachos en la sartén y pásalos por el mortero, aunque dales solo un par de golpes secos y fuertes. Hecho esto, añade ahí mismo aceite de oliva al gusto y un poquito de vinagre. Remueve bien y deja apartado en la nevera para que coja el sabor.

Tras esto, pela el melón y córtalo en cuadraditos. Échalo sobre la rúcula, añade después los tomates cherry partidos por la mitad y el jamón ibérico. El último paso ya lo imaginarás: añade la vinagreta y suma sal y pimienta al gusto. Ya está lista para servir.

Risotto de jamón y alcachofas

Receta sencilla y la mar de sana. Antes de entrar en cómo se hace, vamos a empezar viendo cuáles son sus ingredientes. A continuación, todo lo que necesitas para preparar un plato de risotto de jamón y alcachofas para dos personas:

  • 100 gramos de jamón Legado Ibérico El Pozo en lonchas.
  • 150 gramos de arroz.
  • 13 gramos de mantequilla.
  • 1/4 de litro de caldo de pollo o verduras.
  • 6 corazones de alcachofas cocidos.
  • 1/2 cebolla.
  • Queso parmesano.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimienta blanca molida.
  • Sal.

Primero, pon a calentar todo el caldo de pollo o de verduras antes de incorporarlo al risotto, deberá estar hirviendo para entonces. Tras ponerlo al fuego, pela la cebolla y pícala para que quede lo más pequeña posible, coloca la mantequilla en la sartén y úsala para sofreír la cebolla durante unos 8 minutos aproximadamente. Después, con la cebolla ya bien blanda, añade el arroz para que se tueste, aunque no mucho.

Acto seguido, agrega el vino blanco y mueve hasta que se evapore. Cuando veas que ya lo ha hecho, ve añadiendo el caldo poquito a poco, asegurándote antes de que esté bien caliente, como te indicamos. Mientras lo vas añadiendo, es importantísimo que no dejes de mover el arroz. Hazlo durante unos 15 minutos.

Una vez el arroz tenga el punto adecuado, retira del fuego y añade la pimienta, el queso parmesano (bastante generoso con este) y mueve. A la hora de llevar al plato, no olvides pasar los corazones por la sartén a fuego alto y con un poquito de aceite para que queden crujientes, corta las lonchas de jamón por la mitad y cubre todo el risotto con ellas. Ya lo tienes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.